Lo que aprendí gracias al Pecha-Kucha

Tuvimos que presentar el trabajo sobre los referentes históricos que comenté en este post, en un formato Pecha Kucha. Parecía sencillo, mostrar las ideas en una presentación tipo Power Point, de 20 diapositivas de 20 segundos cada una. Algo simple, poco texto, todo muy visual. La exposición se debía hacer de manera grupal, como nosotras éramos cinco, sonaba muy fácil, cuatro diapositivas de 20 segundos para cada una.

Pero en la sencillez de la propuesta radica toda su complejidad. Paso a comentar mi experiencia:

  • Primer desafío: Sintetizar. ¿Qué quiero contar? Resulta difícil, al menos para mí, tratar de resumir en menos de 7 minutos una historia de más de treinta años. Para aprovechar el tiempo de investigación y búsqueda de material, y de paso seleccionar las ideas principales manteniendo una cohesión en la historia, se me ocurrió utilizar un Mapa Mental. La herramienta que utilizamos para trabajar de manera colaborativa fue MindMup 2.0 for Google Drive, que te permite desarrollar un mapa mental con texto e imágenes de manera compartida, entre otras funcionalidades. Para preparar la presentación, también de manera colaborativa, utilizamos Google Slides.
  • Segundo desafío: la Composición visual. ¿Qué mostrar? Teníamos claro que las diapositivas no contendrían texto, pero como cada una de nosotras tenía libertad de elección sobre sus diapositivas, al principio faltaba una coherencia visual y un estilo. Estoy convencida de que para contar algo, además una correcta hilación de ideas debe haber una estética común en todo lo visual, por tanto nos tuvimos que poner de acuerdo hasta lograr un estilo más o menos uniforme. Después de luchar un poco con Google Slides logramos hacer una presentación con imágenes, fragmentos de vídeo y algún gif animado.
  • Tercer desafío: el Storytelling. ¿Qué decimos? Había que encajar el speach lo que contaríamos con cada diapositiva. Y no excedernos del tiempo asignado. Eso sí que fue difícil. Había mucho por decir y había que resumirlo a 20 segundos. De nuevo, cada una tenía libertad en sus diapositivas y por más que lo intentamos, algunos textos a mi criterio seguían siendo muy extensos para contarlos en tan poco tiempo.
  • Cuarto desafío: la Fluidez. Cada una debería haber memorizado lo que debía decir. Al fin y al cabo, sólo serían un minuto y veinte segundos para cada una. En mi caso lo intenté, pero mantuve mis notas a la vista pues tenía tan controlado el tiempo de mi texto que temía pasarme si cambiaba una palabra por una más larga o titubeaba un poco.
  • Quinto desafío: el Control del tiempo. El que se nos fue en las primeras diapositivas. Cada persona tiene un ritmo al hablar, algunas más pausado; quizás con los nervios un par de compañeras se olvidaron de tener ese aspecto en cuenta. Hubiera ayudado el haber tenido un cronómetro a la vista para ir controlando el tiempo mientras hablábamos.

Se trataba de un trabajo grupal y después de todo, estábamos aprendiendo a hacerlo, por tanto a pesar de algunos fallos, el resultado fue bastante bueno.

Me quedo con lo mejor: he aprendido a usar nuevas herramientas de análisis y búsqueda de información, he reforzado mi experiencia en el trabajo colaborativo, he mejorado mis habilidades de síntesis, composición y coherencia visual-verbal. Tengo que mejorar en la competencia discursiva y en el control de tiempos. En resumen, una experiencia estupenda, ¡seguiré con el Pecha Kucha!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: